Consejo

Crea un consejo. 

Por lo general, al referirnos a “mesa de consejo” pensamos en empresas muy grandes. Sin embargo, debemos quitar ese modelo mental y considerar que una mesa de consejo es útil y necesaria para cualquier tipo de negocio y de cualquier tamaño. 

Un consejo debe estar compuesto por gente que esté dispuesta a aportarte conocimiento y ayuda. Por lo general, los miembros de un consejo tienen experiencia en la(s) industria(s) en la que está involucrada tu empresa y sobre el negocio en el que estás. La ayuda que aportan es en forma de opiniones, perspectivas, apoyo en tus decisiones así como contactos que puedan ayudar a crecer tu negocio. Lo ideal es formar un consejo balanceado, en donde la especialidad de cada miembro complemente lo que hace falta en tu negocio. Un miembro puede aportar amplio conocimiento en procesos internos del negocio, mientras otro te abra las puertas a conocidos y contactos que sean clave para crecer tu negocio.

Un consejo debe (1) Estar compuesto por un número impar de miembros - para facilitar votaciones (2) Reunirse periódicamente, por lo menos una vez al trimestre y (3) Tener disposición para ayudarte y apoyarte en las decisiones que tomes. 

Formar un consejo puede tomarte tiempo, ya que tienes que pensar en la gente adecuada y darte el tiempo de contactarlos para invitarlos a formar parte. Es importante tener en mente que no tienen que ser conocidos ni de cierto perfil, todo depende de lo que tú andes buscando para complementar las necesidades de tu negocio. La compensación puede variar dependiendo de la situación del negocio. Es posible que al principio no sea posible una gratificación monetaria, pero conforme va creciendo la empresa se les puede pagar en dinero, acciones o ambos. 

Visión

¿sabes hacia dónde va tu negocio?

Es muy importante tener clara cual es la visión que tienes para tu negocio y ponerla en palabras. La visión es simplemente lo que es para ti el éxito de tu negocio en el futuro. Generalmente, el enunciado donde defines tu visión es breve, claro y en muchas ocasiones, tiene tiempo definido. Esto va a ayudar a la gente con la que trabajas en tu negocio tener una dirección y saber hacia dónde quieren llegar como organización. También ayuda a recordarte qué y cuándo es lo que quieres lograr, y te impulsa a seguir creciendo para llegar a ese punto. 

Es importante tener presente que la visión no es una misión ni una estrategia. Mientras la misión se enfoca en cómo, la visión se enfoca en qué. Una estrategia define pasos a seguir y al igual que la misión, se enfoca más en el cómo.

Para crear tu enunciado de visión, (1) Define bien el qué quieres ser y dónde (Ej. Número uno en ventas de…. en México, Apoyar a los agricultores mexicanos al vender puro producto hecho en el país… (2) Si decides hacerlo, establece un tiempo definido (3) Escribe la oración (4) Revisa para que sea concisa y clara (5) Comparte tu visión.

Modelo de Negocio

image¿tienes bien definido tu modelo de negocio?

El modelo de negocio esencialmente responde a la pregunta de cómo haces dinero en tu empresa. ¿Cuál es el modelo que sigues para generar utilidades? Unos ejemplos son: (1) cobras una comisión por cada transacción, (2) distribuyes productos a un precio mayor al que los compras, (3) vendes un servicio. En pocas palabras, el modelo de negocio es la definición de lo que hace tu empresa, es la lógica que explica cómo entregas valor a tu cliente y a qué costo. 

El modelo de negocio de preferencia debe ser corto y conciso. Esto ayuda a tenerlo presente en el día a día para no desviarte de tu operación principal y lo que ya sabes hacer bien. Ayuda mucho que toda la gente que es parte de tu empresa tenga presente este modelo para que esté alineada con el valor que quieres crear a tus clientes. 

Un buen ejercicio para llegar a tu modelo de negocio es contestar las preguntas ¿Porqué? ¿Cómo? y ¿Qué? En ese preciso orden. Así podrás tener bien fundamentado porqué haces lo que haces, cómo lo haces y finalmente qué haces —- este último “¿qué?” es el componente principal de tu modelo de negocio. 

Control Financiero

Es necesario tener estructura financiera para poder crecer tu negocio. Los tres estados financieros básicos son (1) el estados de resultados, (2) el flujo de efectivo y (3) el balance general. Los primeros dos son esenciales para poder entender tu negocio. Sin ellos, es muy difícil comprender márgenes de tu producto o servicio y tu estructura de gastos. Un estado de resultados no sólo te permite ver tu utilidad o pérdida, sino haciéndolo mes con mes te permite crear un historial para poder ver el comportamiento de tu empresa. Por otro lado, el flujo de efectivo es esencial para llevar registro del dinero en tu negocio y ver a dónde se va el dinero generado en cada ciclo de operaciones. Por último, el balance general ayuda a dar una perspectiva sobre el estado del negocio, su estructura de capital y tendencia de crecimiento. 

Los estados financieros permiten administrar tu negocio de mejor manera y así saber en qué aplicar esfuerzo o inversión para crecer tu negocio. Además, los estados financieros son esenciales si buscas inversionistas o fuente de capital externo. 

Propuesta de Valor al Cliente

¿está claro el valor que estás brindando con tu producto o servicio? Asegúrate de lo que te diferencia de la competencia y el valor que estás dando al consumidor, de ésta manera tienes clara tu propuesta de valor al cliente (customer value proposition). 

La propuesta de valor no necesariamente tiene que ser algo que no existe hasta ahora o innovador, puede ser un elemento que te contraste de tu competencia, por ejemplo rapidez en servicio, mejor precio, calidad en servicio, o atención a cliente. Esto tiene que ser el centro del producto o servicio que ofreces para que puedas comunicar fácilmente ese valor a tu mercado.